Partición
de Bienes

La partición de los bienes de una herencia, de una sociedad conyugal o de una comunidad se hacer de común acuerdo o a través de un juicio de partición ante un juez árbitro o partidor.

Contáctanos

Es un principio general del derecho civil chileno, el que nadie está obligado a permanecer en la indivisión, esto quiere decir que ya sea una comunidad hereditaria, una sociedad conyugal o una sociedad de hecho, entre otras, los miembros de la comunidad siempre pueden pedir la liquidación y partición de la comunidad, sin importar el tiempo que haya transcurrido.

La partición de los bienes de una herencia puede ser hecha por el causante, a través de su testamento, por los coasignatarios o comuneros cuando se hace de común acuerdo y todos tiene la libre disposición de sus bienes; y finalmente por un juez partidor, en caso de no existir acuerdo o existir incapaces entre los coasignatarios, estos son, menores de edad o interdictos. 

Para el caso de uno o más inmuebles en comunidad, lo primero es revisar que todos los copropietarios estén vivos, o bien, que se encuentren hechas todas las posesiones efectivas; posteriormente se presenta en un juzgado civil una demanda de designación de juez árbitro y una vez designado el juez por el tribunal, se procederá al juicio de partición en la oficina de este último. El plazo máximo para finalizar la partición es de dos años. Los gastos habituales en un juicio de partición corresponden a los honorarios del juez partidor, que dependiendo de los bienes varía de entre un cinco a un diez por ciento del resultado final, los honorarios del actuario que en general corresponden a un diez por ciento de los honorarios del juez y finalmente los gastos de publicidad del remante y de tasación del inmueble. 

Contáctanos

× Contáctenos ahora por WhatsApp